La mayoría de las familias que tienen éxito en lograr una beca deportiva en una universidad norteamericana, inician el proceso con mínimo dos y hasta tres años antes de graduarse del colegio. Las universidades necesitaran recibir tu información académica y deportiva con suficiente anticipación en el proceso para poder considerarte.

Si las universidades no saben que existes con suficiente anticipo, habrá menos posibilidad de que te tomen en cuenta para el futuro! El secreto para triunfar en este proceso es abrir todas las puertas posibles antes que muchos otros aspirantes e ir cumpliendo los diversos trámites con suficiente anticipación.

Mientras más puertas el deportista abre, más opciones tendrá. Más opciones tenga una familia, mayor poder de negociación tiene para obtener la mejor oferta de beca y/o ayuda financiera posible. Esta estrategia logra encontrar diferentes ofrecimientos y finalmente, aquella universidad con las características que la familia busca.